lunes, 3 de julio de 2006

Cuento sobre la amistad

Había una vez un gusano y un escarabajo que eran amigos, y pasaban horas y horas hablando. El escarabajo estaba consciente de que su amigo era muy limitado en movilidad, tenía una visibilidad muy restringida y era muy tranquilo comparado con los de su especie.
El gusano a su vez sabía que su amigo venía de otro ambiente, comía cosas que le parecían desagradables y era muy acelerado para su estándar de vida, tenía una imagen grotesca y hablaba con mucha rapidez.
Un día, la compañera del escarabajo le cuestionó la amistad con el gusano
- ¿Cómo era posible que caminara tanto para ir al encuentro del gusano?
"El escarabajo le respondió que el gusano estaba limitado en sus movimientos."
- ¿Por qué seguía siendo amigo de un insecto que no le regresaba los saludos efusivos que el escarabajo le hacía desde lejos?
"El escarabajo tenía conocimiento de la limitada visión del gusano y que muchas veces ni siquiera sabía que alguien lo saludaba y cuando se daba cuenta, no distinguía si se trataba de él para contestar el saludo", pero, calló para no discutir.
Fueron muchas las respuestas que dio y que lo hicieron dudar y cuestionar su amistad con el gusano.
Finalmente, decidió poner a prueba la amistad alejándose un tiempo para esperar que el gusano lo buscara.
Pasó el tiempo y la noticia llegó:
El gusano estaba muriendo, pues su organismo lo traicionaba por tanto esfuerzo ya que cada día, emprendía el camino para llegar hasta su amigo y la noche lo obligaba a retornar a su lugar de origen.
El escarabajo decidió ir a verlo sin preguntar a su compañera qué opinaba.
En el camino varios insectos le contaron las peripecias del gusano por saber qué le había pasado a su amigo.
Le informaron cómo se exponía día a día para ir a donde él se encontraba, pasando cerca del nido de los pájaros.
Le hicieron saber cómo sobrevivió al ataque de las hormigas y así sucesivamente de otros hechos.
Llegó el escarabajo hasta el árbol en que yacía el gusano esperando pasar a mejor vida.
Al verlo acercarse, con las últimas fuerzas que la vida le daba, le dijo cuánto le alegraba que se encontrara bien.
Sonrió por última vez y se despidió de su amigo sabiendo que nada malo le había pasado.
El escarabajo avergonzado de sí mismo, por haber confiado su amistad en otros oídos que no eran los suyos, había perdido muchas horas de regocijo que las charlas con su amigo le proporcionaban.
Al final entendió que el gusano, siendo tan diferente, tan limitado y tan distinto de lo que él era, era su amigo, a quien respetaba y quería no tanto por la especie a la que pertenecía sino porque le ofreció su amistad.
El escarabajo aprendió varias lecciones ese día:
La amistad está en ti y no en los demás, si la cultivas en tu propio ser, encontrarás el gozo del amigo.
También entendió que el tiempo y la distancia no limitan las amistades, tampoco las razas o los impedimentos personales.
Pero, lo que más le impactó fue que el tiempo y la distancia no destruyen una amistad, son las dudas y nuestros temores los que más nos afectan.
Autor desconocido

3 comentarios:

Gaiar dijo...

Gracias, esa es la idea, transmitir valores.

Vanessa villalobos dijo...

Excelente! He leído muchos cuentos desde mi infancia y es lo que más me fascina, por eso tengo la cualidad de crear cuentos nuevos, y tengo muchos escritos, pero no los he logrado publicar, porque deseo que lleven mi autoría, no sabía que existe la forma de personalizarlo, porque los que tengo son creados en historias que he tenido que vivir sumado a la imaginación nacida de todos los cuentos que he leído y sigo leyendo, me propusieron una idea y la he probado, una amiga hizo un Cuento Personalizado, entonces me dirigí a la web llamada http://www.miscuentospersonalizados.com donde me han ayudado mucho, con el arreglo, los géneros y sin modificar nada, porque deseo que sean originales, se los dejo como una buena idea porque todo es vía Email y se pueden repartir a personas queridas en cualquier parte del mundo, también así tienes tu propio cuento, saludos y gracias por el espacio.

Hilary Blint dijo...

Si es muy buena idea, mi hermana hizo algo parecido, para mi sobrino, de 6 años, se trata de confeccionar un cuento personalizado, lo encargó en http://www.arteymedia21.com/regalosoriginales.htm también hay otras opciones de regalos originales muy lindas y creativas para los peques en dicha web. El cuento trataba de una conversación que tuvo mi sobrino con Dios, fue instructivo y espiritual, vale la pena, ahora que lo escucha le ayuda a comprender mejor la palabra de Dios, sobretodo los proverbios, porque en el diálogo se hizo un simulacro de la conversación parecido al hijo de salomón. El cuento fue narrado en un audio cuento, en un vídeo con las melodías cristinas.